Razones del por qué comprar un Galaxy S9 y no un iPhone X - Proyecto Byte

Razones del por qué comprar un Galaxy S9 y no un iPhone X

Oficialmente fue anunciado durante el MWC 2018 el nuevo buque insignia de Samsung, se trata del  Galaxy S9, un terminal con todas las especificaciones de gama alta posibles actualmente en el mundo Android y con las capacidades para derrotar incluso el buque de Apple, así que hablaremos de las razones por las que comprar un Galaxy S9 y no un iPhone X.

Para los amantes ambos bandos, seguramente habrá una larga lista del por qué comprar un Galaxy S9 o un iPhone X, sin embargo intentaremos determinar razones concretas de esta recomendación basándonos en lo que ofrece cada uno de los terminales.

Diseño

Comenzamos por el aspecto más superficial para justificar las razones del por qué comprar un Galaxy S9 y no un iPhone X. La verdad es que Apple se arriesgó por un nuevo diseño casi sin marcos en el iPhone X, pero la muesca en la que se incorporan la cámara frontal y el Face ID en la parte superior de la pantalla definitivamente para un gran número de usuarios resulta molesto.

En el nuevo Samsung Galaxy S9 la pantalla sin marcos y alargada sube a otro nivel, un diseño en el que se cuidó muy bien que el cristal y el metal se fundieran en sus bordes curvos, sumado al ratio 18:9.5 de su pantalla, que permite tener más espacio en el panel dentro del mismo tamaño de dispositivo.

Rendimiento

Centro de control iOS

El nuevo procesador utilizado por el Samsung Galaxy S9 es el Exynos 9810  de ocho núcleos  con velocidad reloj de hasta 2,9GHz y que representa al chip con mayor potencia existente en este momento dentro del mercado móvil.

En el caso del iPhone X, cuenta con un procesador de 6 núcleos ARM a 2,39GHz de velocidad reloj y aunque cuenta con el proceso de fabricación TSMC, posee GPU propia.  Sin duda un chip potente, que incorpora las habilidades recientemente añadidas de machine learning, pero que frente al procesador incorporado en el móvil Samsung no le iría muy bien.

La diferencia en memoria RAM también es marcada y es que el Galaxy S9 llegó al mercado con 4 GB de RAM y el iPhone X con 3 GB.

En materia de seguridad biométrica también el Samsung Galaxy va un paso adelante, porque aunque ambos cuentan con reconocimiento facial, cada uno con su tecnología específica, el móvil de Samsung no deja a un lado el tradicional sensor de huellas, que dicho sea de paso es la tecnología más extendida hasta ahora.

Batería

Samsung vuelve a superar a los de Cupertino en este aspecto y se convierte en otra de las razones de por qué comprar un Galaxy S9 y no un iPhone X. El Galaxy S9 cuenta con 3.000 mAh de capacidad en su batería, que aunque sigue siendo tímida, la de Apple es aún más con una capacidad de apenas 2.716 mAh.

En este punto hay que sumar que el Galaxy S9 soporta carga rápida y para ello incorpora tanto un cargador como un cable con esta tecnología, algo que no ofrece el iPhone X, en su caso todo debe comprarse por separado.

Cámara

Cámara S9 byte

Cerramos este conteo de las razones de por qué comprar un Galaxy S9 y no un iPhone X. La verdad es que el asunto de las cámaras es complejo, porque el Samsung Galaxy S9 cuenta con una cámara trasera de 12 MP pero que posee una característica poco convencional y es su apertura variable entre f/1.5 y f/2.4, sumado a PDAF, OIS, Láser Autofocus y flash LED, mientras que su cámara frontal es de 8 MP con apertura de  f/1.7 y autoenfoque.

Ciertamente que la cámara del iPhone X cuenta con zoom óptico de 2X y fue nominada por DxOMark como una de las mejores cámaras, pero lo cierto es que en sus capturas nocturnas puede tener ciertos inconvenientes y ese sensor con apertura variable es el primero en el mundo de su tipo para el segmento móvil.

De esta manera completamos nuestras 4 razones del por qué comprar un Galaxy S9 y no un iPhone X.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

24 Compartir
Compartir24
Twittear
Compartir
+1